Meditación guiada

Siéntate en una postura cómoda. Cierra los ojos. Inhala profundamente. Conecta con tu respiración. En la inhalación elonga tu espalda. En la exhalación suelta la tensión de tu cuerpo. Con cada inhalación siente que alimentas una pequeña luz interior que crece con cada nuevo ciclo de respiración.
Céntrate en tu mente, qué pensamientos hay? Observa, acepta que están y deja que se marchen, sin aprehenderlos, libera la tensión de tu mente y comprueba qué nuevo pensamiento emerge. Repite la operación, deja que se marche.
Sigue respirando. Conecta ahora con tu cuerpo, las sensaciones físicas, tu postura,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s